Archivo de la etiqueta: Vampire Weekend

Lo mejor de 2010: internacional

Tras la parte nacional, toca ahora mirar a lo que ha ocurrido fuera de nuestras fronteras, donde, obviamente, han pasado muchas más cosas y ha sido más difícil hacer esta selección, tanto de vídeos, como de las 50 canciones que componen esta otra playlist, 3 horitas de música para disfrutar del domingo.
Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Typical ‘cool’ spanish

Ahora resulta, que a ojos de los yanquis, somos algo ‘cool’ sobre lo que hacer canciones. Para muestras, dos botones:

Pues lo dicho: si gente tan cool en el indie mundial como David Bowie y Vampire Weekend se rinden a nuestros encantos, les voy a dar otro motivo para que se inspiren…

tortilla de patatas

Etiquetado , , , ,

Novedades Caminha

daily_20Siento haber dejado esto un poco descuidado últimamente. No he sido yo, ha sido Rey Sombra. Prometo que al acabar esta semana dejaré de hacer autopromoción (aquí).

El caso es que, de repente, ya estoy metido en más fregados de los que me gustaría. Y aparte de decidir cuánto voy a querer gastar los codos este año (voy a volver a poner coderas, como cuando era pequeño…o simplemente algo de manga larga), y de intentar convencer a la gente para hacer planes [‘Vamos a ver la nueva de Woody Allen…si el prota es Larry David’ –¿El de Penthouse?; ‘El miércoles voy a ver a Bart Davenport, y el jueves a 6pm… ¿Tan pronto?], estoy cogiendo costumbres extrañas. Como la de cada vez que subo a la cafetería de personal del Hospital, paso por la biblioteca a actualizar el twitter de…(el proyecto de arriba del que no quería volver a hacer publicidad)

Además de eso, y como este año no tenemos TV por cable (total, no la disfrutábamos tanto como para lo que pagábamos), desayunamos con Spotify puesto, y buscamos grupo-de-canciones-enérgicas-que-nos-haga-salir-de-casa-con-las-pilas-puestas. Como buscamos un consenso, un camino medio entre los gustos de los que vivimos aquí, el año pasado casi siempre eran Kings Of Leon, y estos días nos planteamos, hasta que salga oficialmente el disco de Editors (escuchar un disco filtrado no está bien -decir que lo has hecho-), nos planteamos algo oscurote, tipo White Lies, The Cure, o Joy Division. Sin embargo, hoy hemos puesto Sevigny. Y mañana pondré Vampire Weekend, porque yo lo valgo.

Señores, que no nos aclaramos.

Por cierto, efemérides del día.
Sé que pierdo mucho del respeto que me tiene la gente -antes, todo iba bien con las chicas hasta que le decía mi verdadera edad… (evidentemente, dejé de hacerlo)- al dar pistas de la edad que tengo. Pero es que hace justo 1 año, estábamos en Lavacolla esperando para irnos de Paso de Ecuador, y hace 3 estaba aprobando el práctico de conducir. Sí, y como regalo, tengo más puntos en mi carné. A ver cuándo me llegan para canjearlos por algo, como un TDT o así…

Tengan feliz semana. O ríanse, que es gratis y sano.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Alegrías de Serie Media

Todavía compro CDs. Y no sólo para pertenecer a ese colectivo de seres marginales que pagan por algo que pueden tener gratis, o para ser coherente al unirme a este grupo en Last.fm.
Está claro que ahora más que nunca, no es necesario comprar discos. Y no sólo por la crisis. Se nos quiso vender como un formato de calidad, y sí, es infinitamente superior al cassette y al Minidisc. Pierde calidad respecto al vinilo, pero gana en ubicuidad (el día que se ponga un reproductor de vinilos en un coche, será su derrota definitiva), y en portabilidad: llega a coger en los bolsillos grandes, aunque llevar un vinilo por la calle te otorga otro status de melómano añejo insustituible…pero se ralla y falla, como el vinilo (aunque menos veces), y el artwork pierde muchísimo respecto a éste, y no sólo por venir en unas cajitas frágiles que enseguida se ensucian (menos mal que cuidan las boxset!).
estanteria
Pero para los que nos consideramos melómanos, nos gusta tener alguna estantería con esos discos que nos gustan, y además, apartar los DVDs musicales de los de las películas y series. Aunque tan sólo sea por adornar (como lo hacían las Enciclopedias en muchos salones y comedores hasta hace 10 años). Y para nosotros vienen nuevos tiempos, que no tienen que ser necesariamente negativos.

Debido al respeto que le guardo al vinilo (sólo compro clásicos/obras maestras/fundamentales-por-su-componente-emocional…y algunas ediciones especiales, como la de ‘Dig out your soul’ de Oasis), en la actualidad sólo compro escasas novedades, generalmente de grupos de los que ya tengo discos -porque son importantes en mi discografía-, como, últimamente, sería el último de The Sunday Drivers, y después me muevo por ofertas, generalmente de Serie Media, en el que, por debajo de 7,95€ tienes la opción de conseguir discos de la temporada anterior, múltiples reediciones, restos de ediciones de clásicos o simplemente, lanzamientos en formatos mínimos (CD + funda de cartón) del disco mainstream de moda.

Entre estas ofertas, de lo último que me he comprado estarían:
– ‘Retrato’, Quique González. Recopilatorio de su 1ª etapa. 4,95€
– ‘The electrical morning’, Marlango. Su último disco. 5,95€
– ‘Back to black’, Amy Winehouse (¿Bodegas?). ¿El último bombazo masivo? 4,95€
– ‘Accelerate’, R.E.M. Su resurrección. 4,95€
– ‘Without you I’m nothing’, Placebo. 5,95€
– ‘London Calling’, The Clash. CLÁSICO. 4,95€
– ‘Vampire Weekend’, Vampire Weekend. Entre los discos de la década. 6,95€
london
Y todo esto sin rebuscar a fondo, y sin recurrir a ofertas como ésta. Será cuestión de suerte, o de simplemente dar vueltas por las cada vez más vacias tiendas de discos, o sus respectivas secciones en grandes superficies. Posiblemente por esos precios de ahí arriba te puedes comprar alguna prenda en las rebajas de cualquier tienda de Inditex (forzando), pero posiblemente te cueste lo mismo o incluso menos que algún cubata de garrafón y con hielos macroscópicamente inverosímiles que te ponen en algunas discotecas. A la vista de la sociedad, es infinitamente más cool tomarse una caipirinha o un mojito en el garito de moda que comprarse un disco, pero sus efectos en el estado de ánimo son insignificantemente nimios y pasajeros respecto a lo que te puede aportar un disco.

Si ya sé que con los reproductores mp3/mp4/iPod/ordenadores son prácticamente innecesarios, pero si te gusta escuchar buena música en el coche, o incluso en el baño mientras te duchas, o mientras cocinas, o mientras lavas el coche, siguen siendo una alternativa válida. (Para todo lo demás, Spotify) Pero uno tiene sus vicios legales y les sigue teniendo cariño…

PD: Entre esas adquisiciones también destacan DVDs musicales, como ‘2 son multitud’ de Fito & Calamaro (2DVD + CD por 11,95€) o el ‘Tussles in Brussels’ de The Hives, al que habrá que pegarle un buen repaso por si los vemos este sábado en A Coruña, ¿no?

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,