Archivo de la etiqueta: Hospital

Cada uno da lo que recibe

Mi intención inicial era actualizar esto (algo) más a menudo esto, pero está claro que el verano no es buen momento para empezar propósitos…cuando prácticamente la mitad del tiempo que estás despierto la empleas en ir, estar y volver al Hospital donde estás haciendo prácticas de verano.

Vale, sí, lo reconozco: si no lo digo reviento: estoy asqueado de los profesores del 2º ciclo de Medicina de Santiago (bueeeno, sólo hablo de los de 4º). Nunca pensé que diría esto, pero cuanto antes acabe la carrera, más realizado me sentiré. Porque hay que ver lo que frustra que (puede que) tu destino profesional dependa de tremendos ineptos en lo que se refiere a Docencia (y Decencia), Pedagogía, y Organización y Gestión Académica se refiere. Tipos participantes de la tradicional endogamia de la Universidad Española que simulan modernidad y compromiso, cuando en el fondo se siguen rebozando en la misma, oscura, maloliente y déspota mierda caciquista. Gentuza para la que la enseñanza personalizada se limita a poner las notas y realizar las gestiones según quién seas, y para los que lo “digital” de la docencia se reduce a encararse con los alumnos y acusarlos con el dedo de que la culpa de las reclamaciones es suya, y no reflejo de su propia incompetencia, como reclama, a gritos, la lógica.

Si les va a hacer sentir incómodos, apaguemos la luz, corramos un estúpido tupido velo y susurrémonos las verdades, para que parezca que duele menos.
– Si no tienen intenciones de cambiar las notas, no pongan revisiones de exámenes.
– Si les va a llevar un mes corregirlos, no los hagan. Ahórrennos el tiempo de prepararlo, hacerlo, y esperar los resultados. Es innecesario.
– Si ni siquiera ustedes vosotros conocéis el programa (y el sistema de evaluación) de la Asignatura, no la coordinéis. Ni digáis cosas que el coordinador no comparte. Sí, vuestro departamento será las Naciones Unidas, pero el Director se comporta como EEUU.
– Si no os gusta la Docencia, no déis clase. Ni os encarguéis de las prácticas.
*Eso sí, tampoco cobréis el suplemento de Docencia.
*No os ausentéis de vuestro tiempo de trabajo con nosotros por excusa.
*No pongáis en la placa de vuestra consulta privada que sois Catedráticos. No tiene credibilidad.
*No avasalléis con vuestros logros y reputación. En el fondo sabéis que es igual de falsa que la imagen de triunfador que pretendéis ver al otro lado del espejo.

No os preocupéis por vuestro futuro: pasaréis por nuestras manos, y recibiréis el mismo trato que nosotros hemos aprendido de vosotros. ¿Dormiréis a partir de ahora más tranquilos?

Si en el fondo, no tiene importancia. Vuestra egolatría, prepotencia y cobardía campa a sus anchas. Porque aunque en las distancias cortas se puede hablar con (algunos de) vosotros, luego nos vendéis, os reís de nosotros, u os calláis como putas cuando os reclamamos u os necesitamos en Revisiones de exámens y otras circunstancias trascendentales, no vaya a ser que os corten los privilegios que os cayeron del cielo. Regocijáos con vuestra frustración oculta, proyectada hacia nosotros. Os ahorraréis unas cuantas citas con el psicólogo psiquiatra.

Aunque estemos cabreados, transmitamos serenidad.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Musicoprofilaxis y musicoterapéutica

La gente suele pensar que se anestesia a la gente antes de las operaciones para que no tengan dolor ni sensaciones mientras los mecánicos cirujanos se dedican a buscar elementos que cortar, electrocagular o fuchicar. No obstante, en muchas ocasiones, lo hacen para que el paciente no sepa que es operado mientras de fondo berrea Amaia Montero, o cualquier anomalía sonora que te puede tocar si la radio de quirófano está sintonizada con los40 o CadenaDial.
yeah!Todos somos conscientes que la música es uno de los estabilizadores del estado de ánimo más potentes. Por eso, particularmente, le doy mucha importancia al hilo musical de un sitio de trabajo. El año pasado, el primer día de mis prácticas de verano en el Servicio de Urgencias de un Hospital que no quiero nombrar (para que no os asustéis), presencié un hito (o eso me pareció), al presintonizar como primera emisora de la radio del despacho médico M80, para algarabía mía y del doctor N. (no diremos nombres…de momento), tipo entrañable donde los haya, que, para que conste, se ha contentado con esta emisora como objetivo de mínimos, pero que a la mínima se casca un fragmento del Shine a light sobre los Stones, o se pone a hacer un riff de air guitar de Led Zeppelin, como te argumenta cómo Coheed and Cambria están injustamente a la sombra de Mars Volta, o que Foo Fighters son mucho más divertidos que Nirvana.
Sin embargo, este año, y al igual que el resto de los melómanos empedernidos que no rehúyen de la tecnología, el siguiente paso ha sido Spotify (como refleja hoy Escolar en este artículo. No os imagináis lo que es entrar en el despacho médico y sorprenderte “¡Coño! Esto es el nuevo de los Cure”, y que, en los turnos que coincides con el médico P., aparte de escuchar Russian Red, Manos de Topo, The Sunday Drivers, Iván Ferreiro, Vetusta Morla, Dorian, Los Planetas, Neil Diamond, o Wilco, hablas de los festivales en los que has estado, en los que te gustaría estar, o de cómo te ha fascinado Sr Chinarro en acústico, o de lo mucho más compensados y económicos que resultan los festivales portugueses.
Soy consciente de que para mucha gente la perspectiva del médico rancio y aburrido seguirá estando ahí, pero lo que quiero transmitiros, pequeños saltamontes, es que a lo mejor compartes muchas aficiones o gustos con el tipo seriote que te está auscultando.
PD: Por cierto, la de hostias que hay para librarse de la guardia del 2 de agosto, cuando el Boss está en Santiago de Compostela…

Etiquetado , , , , ,